Farmacia de Alonso Luengo, en León. Foto de Jordiasturies.

¿QUÉ PUEDES ENCONTRAR EN LA BOTICA?

martes, 30 de agosto de 2011

Iniciando otra "puta barbaridad"

Foto publicada en El Mundo Deportivo
El 24 de marzo de 2010, en la jornada 28 de la Liga, el Barça alcanzaba, a falta de diez jornadas para el final, los 71 puntos. 71 de 84 posibles. Un 84% de los puntos posibles. Ante este dato, Pep Guardiola afirmaba que "71 puntos son una puta barbaridad". Y eso que de ahí al final de temporada, el Barça sumaría 28 de los 30 posibles, un 93%, para llegar a los 99, y aún así ganándole la Liga al Madrid por tres exiguos puntos.

La temporada pasada, tres cuartos de lo mismo. Otra "puta barbaridad", 96 puntos para volver a ganarle la liga a los merengues... esta vez por cuatro puntos.

¿A santo de qué esta prolija introducción a la crónica del partido de ayer? Pues porque el inicio de esta nueva liga que se supone volverá a ser dual en lo que se refiere al título apunta a que se cocina otra "puta barbaridad". Y ya no es sólo que Madrid y Barça sean tan superiores al resto de los rivales que es posible que el resultado final se vuelva a dirimir en los enfrentamientos directos, salvo hecatombes... sino que incluso podría llegar a darse la idea de que el llamado goal-average podría tener una importancia capital, y que ambos equipos, si ven la ocasión, no van a dudar en intentar marcar el mayor número de goles posibles. No sólo puntos, sino también goles. La "puta barbaridad" al cuadrado.

No quiero decir con esto que el Barça saliera ayer presionado por el espectacular resultado del Madrid el día anterior y que buscara denodadamente una goleada equiparable. Pero sí que no desaprovechó la ocasión de hacerla, ocasión que se le presentó porque el dispositivo táctico funcionó a la perfección.

Si algo presionó ayer al Barça, fue una alineación sorprendente, aunque el sistema no sea nuevo ni mucho menos. Ya saben, poca pólvora queda por descubrir en ésto del fútbol... Con una línea defensiva más que bajo mínimos, Pep optó por hacer el Barça más "centrocampista" de los últimos años, con sólo Abidal como defensa nato y dos medios reconvertidos, Buschets y Mascherano. Para continuar la osadía, prescindió de laterales. Y, como guinda, empezó dejando a Xavi en el banquillo.

Pero luego, aunque hacer análisis a balón pasado sea muy fácil, los hechos dieron la razón a Guardiola. Los laterales no eran tan necesarios porque la potencia ofensiva del Villarreal, Nilmar y Rossi, entra por el centro. Por ello, era de suponer que los castellonenses prescindirían de presionar al Barça para intentar lanzar la pelota desde su campo en balones largos a sus delanteros. Para evitar esto, fueron los blaugranas quienes se lanzaron a una presión aplastante que les permitió recuperar balones y disponer de opciones de ataque continuas.

Prueba de la calidad del equipo amarillo, a pesar de esto aún dispusieron de tres ocasiones claras, dos de ellas resueltas por Valdés, como siempre, y otra un contraataque frustrado por una discutible no aplicación de la ley de la ventaja por parte del árbitro... pero frente a estas tres exiguas ocasiones, el Barça presentó una tarjeta de posesión de balón y oportunidades de gol inenarrable. Cayeron cinco goles, pero podrían haber sido tres, cuatro o hasta cinco más.

Todas las líneas funcionaron casi a la perfección, empezando por una defensa adelantada, ¡¡¡con Valdés a modo de líbero!!! que con las excepciones mencionadas se las apañó de maravilla, una media inconmensurable, con Thiago graduándose para empresas mayores, Iniesta a lo suyo y Keita inconmensurable en la recuperación, mientras que Cesc... hacía del Messi "falso delantero". Adelante, el argentino también iba a ir a lo suyo, al principio más asistente que ariete, y Pedro y Alexis recuperaban la imagen del extremo clásico, ante las ausencias de los laterales que habitualmente cumplen con estas funciones en el futbol moderno...

El Villarreal fue un pelele a partir del segundo gol, pero no por falta de empeño, sino porque poco podía hacer ante el vendaval culé, que sólo se calmó algo a medida que iba avanzando la segunda parte... Y aún así le dio tiempo a hacer un quinto gol... Goles por cierto, típicos de la factoría blaugrana, donde a veces casi da igual quién empieza las combinaciones, quien hace la asistencia final y quién termina la jugada. Thiago marcó un gol al más puro estilo Messi, moviéndose por la línea frontal del área rival hasta encontrar el punto del disparo, y en los goles de Messi, Alexis y Cesc, los protagonistas podrían ser intercambiables.

Todo ello para que al final los culés acabáramos con la moral por las nubes...

  • Temporada 2011-2012
  • Liga, jornada 2, estadio Camp Nou, 29-8-2011
  • FC BARCELONA - 5 (Thiago -24-, Cesc -44-, Alexis -47-, Messi -51 y 75-
  • VILLARREAL CF - 0 
  • Notas: Valdés -7-; Mascherano -8-, Busquets -8-, Abidal -8-; Keita -9- , Thiago -10-, Iniesta -8- (Xavi, min. 55 -7-), Cesc -10- (Dos Santos, min. 70 -7-); Alexis -8- , Messi -9 , Pedro -9- (Villa, min. 66 -7-)
  • El mejor de los otros: Rossi 
Como ha sido la norma en los últimos años, no hay que echar las campanas al vuelo ni creerse que todo va a ser miel sobre hojuelas. Pero también es verdad que tenemos todo el derecho del mundo a estar contentos y tener ilusiones, visto no sólo lo ofrecido sobre el terreno de juego sino también todo lo que intuimos que se puede llegar a ofrecer. No va a ser fácil, insisto: los Madrid, Manchester (el uno y el otro) por un lado, los grandes de toda la vida por el otro, van a poner las cosas muy cuesta arriba.

Pero por lo que se ve, nosotros también a ellos. Y si hemos ganado algo con el partido de ayer, es el reconocimiento de que seguimos siendo el rival a batir. Y eso no es poco.

Adeu i bona sort.

2 comentarios:

JavieR dijo...

Para rizar el rizo, el Barça ha comenzado la liga ganando el primer partido, cosa que hasta ahora el super Pep Team no había logrado. Si aparte de eso consiguen que este año no les afecte el llamado "virus FIFA" tras los parones para selecciones; nos encontramos ante la temporada que reune todos los ingredientes para que el campeón tenga que superar los 100 puntos. Eso si sería una "... barbaridad".

jordiasturies dijo...

No nos olvidemos de los rivales, que son los que con su oposición nos van a obligar a intentar hacer esa "barbaridad"... pero qué bonito pinta todo para empezar. Ojalá no decaiga.

Gracias por el comentario.